El apego un concepto rescatado del olvido

En los últimos tiempos se habla mucho del apego y se le relaciona con un tipo especifico de crianza. Sin embrago es importante retomar los fundamentos de la teoría del apego y evitar desvirtuarla a conveniencia de algunas creencias.

Lo primero que debemos entender es que el apego es el vínculo emocional desarrollado por el niño con sus padres (o cuidadores). Este vínculo le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad.

La Teoría del Apego afirma que el grado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo).

John Bowlby basado en una serie de experimentos con bebés y niños con edades comprendidas hasta los dos años describe el apego como una “conexión psicológica duradera entre los seres humanos”.

Bowlby buscaba comprender la ansiedad por separación y la tristeza que los niños experimentan cuando son separados de sus cuidadores primarios, generalmente sus padres.

En principio, algunas de las primeras teorías del comportamiento sugerían que la unión entre personas se debía simplemente un comportamiento aprendido. Estas teorías proponían que la unión no era más que el resultado de la necesidad de cubrir las necesidades básicas del niño (alimentación) por parte del cuidador. En otras palabras, debido a que el cuidador alimenta al niño y le proporciona cuidados, el niño se apega a su cuidador.

Sin embargo, según las observaciones de Bowlby fue que incluso aunque los siguieran alimentando y cuidando (usando una figura sustituta), la ansiedad experimentada por los niños cuando son separados de sus cuidadores primarios no disminuye. En su lugar, encontró que el apego se caracteriza por patrones de comportamiento y motivación muy específicos. Cuando los niños tienen miedo, van a buscar la proximidad de su cuidador principal con el fin de recibir tanto la comodidad como su atención.

La idea central de la Teoría del Apego es que los cuidadores primarios que están disponibles (entendiendo como disponibles que acudan inmediatamente a atender su llanto) y que responden a las necesidades de un bebé, permiten al niño desarrollar un sentido de seguridad. El niño sabe que el cuidador es fiable, lo que crea una base segura para el niño para luego explorar el mundo.

Otro investigador por su parte demostró cómo surgen tales vínculos y el fuerte impacto que tienen sobre el comportamiento y funcionamiento futuros. Harlow en una versión de su experimento, utilizó unos monos recién nacidos los cuales fueron separados de sus madres biológicas y criados por “madres de alquiler o madres sustitutas”. Los monos se colocaron en jaulas junto con dos madres artificiales. Una de las madres mona estaba hecha de alambre y tenía una botella de la que el pequeño podía beber y obtener el alimento, mientras que la otra estaba cubierta con una tela suave.

Harlow observó que mientras los pequeños monos acudían a la madre de alambre para obtener alimentos, pasaban la mayor parte de su tiempo con la madre del paño suave. Además, cuando se asustaban, los monos bebé se iban hacia a su madre cubierta de tela para buscar la comodidad y la seguridad.

El trabajo de Harlow también demostró que los primeros vínculos afectivos fueron el resultado de la comodidad y de recibir atención de un cuidador, en lugar de simplemente alimento.

La revolution de Bowlby vs Freud:

Para Freud, el apego es secundario con respecto a las gratificaciones oral y libidinal. Bowlby afirma que el apego es primario y tiene un estatus propio.

Según Freud, el niño se halla en un estado de narcisismo primario, cerrado con respecto a los estímulos del mundo externo. Bowlby, el individuo está activamente comprometido desde el principio en un contexto intersubjetivo.

Según las observaciones de Bowlby podríamos distinguir tres tipos de apego o tres tipos de conductas de apego.

Un niño con apego seguro juega con los juguetes, se aflige cuando la madre abandona la habitación, interrumpe el juego y, de algún modo, demanda el reencuentro. Cuando la madre vuelve, se consuela con facilidad, se queda tranquilo y vuelve a jugar.

Los inseguros evitativos evitaban tener proximidad cercana con la madre y no lloraban ni mostraban signos abiertos de disgusto cuando ella abandonaba la habitación. Cuando la madre volvía, estos niños evitaban de forma activa el contacto con ella, parecían estar más atentos a los objetos inanimados que a los sucesos interpersonales

Un tercer grupo reaccionaba fuertemente a la separación. Cuando la madre regresa, estos niños buscan el reencuentro y el consuelo, pero pueden también mostrar rabia o pasividad: no se calman con facilidad, tienden a llorar de una manera desconsolada y no retoman la actividad de exploración. Estos niños se clasifican como inseguros ambivalentes o ambivalentes preocupados.

Finalmente podemos formular algunas conclusiones respecto al apego.

1.- El apego se logra cuando se atienden las necesidades de los niños de manera pronta y oportuna. Cuando hablamos de necesidades nos referimos a todas las necesidades y no solo a las primarias o de alimentación.

2.- Para que se genere apego no podemos dejar llorar a los niños hasta el agotamiento. Es necesario atender su llamado porque con ello estamos haciendo adultos más seguros de si mismos y de su entorno.

3.- El apego se logra con abrazos, caricias, contacto piel con piel.

4.- El apego no es solo amamantar. Si no lo puedes hacer y alimentas a tu bebe con biberones igual aprovecha ese momento para abrazarle, cantarle, acariciarle. Tómalo como un momento intimo entre madre-hijo.

5.- Esfuérzate por entender las señales de tus niños y su forma de comunicarse

6.- Preocúpate por generar vínculos y espacios de seguridad y confianza

Autor entrada: Yoly Soledad Perez Albuysech

Mujer, madre, psicólogo de profesión y publicista de vocación. Fiel creyente de la importancia del buen trato a los niños en la sociedad y luchadora por el empoderamiento de la mujer en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.