La  aventura de emigrar

Iniciando la  aventura de emigrar

Despedirse del país de origen para comenzar una nueva vida lejos de casa es un proceso que desde el primer momento genera miedos, expectativas y sentimientos encontrados.

Las razones para emigrar son múltiples y muy variadas, pero por encima de todo. Son personales.

Independientemente de la existencia de una situación país que pudiera generar una reacción masiva que propicie la salida de sus habitantes, salir o quedarse, es una decisión personal. Por ello es importante respetar ambas posturas, tanto la de salir como la quedarse.

La decisión de emigrar

Tomar la decisión de emigrar, aun cuando esté claro el deseo de hacerlo, probablemente generará miedos y angustias que nos harán dudar de la decisión.  Y no puede ser de otra manera pues estamos dejando lo conocido, la estabilidad y nuestra historia para lanzarnos en  una aventura donde nos tocará comenzar desde cero.

Sentir miedo, no solo es normal, es también saludable porque demuestra nuestro carácter y sentido de responsabilidad para con nuestra familia.

Es el amor hablando a través de nuestra preocupación y es la mejor manera de motivarnos a asegurarnos  en la medida de lo posible, que todo saldrá bien.

Decir adiós a nuestro hogar

Al tomar la decisión inmediatamente comenzamos a pensar en qué llevarnos, qué vender, qué dejar…

Y entra en juego el tema de los apegos, que cuando comienzas a razonarlos, entiendes  que no se trata de los objetos sino lo que representan para nosotros.

En toda la casa encontrarás recuerdos, y objetos que te llevan de inmediato a algún momento especial con alguien especial.

Esto es lo que hace difícil terminar de cerrar la maleta.

El secreto está en identificar de qué objeto se nos hace difícil desprendernos  y la razón o emoción al  que está vinculado, de esta manera seremos conscientes de su significado y lograremos evaluar racionalmente qué hacer.

El proceso de desapego se maneja de manera progresiva y cada quien lo lleva según su ritmo particular. De nada vale acelerar las cosas para terminar deshaciendo la maleta un día antes del viaje … créanme lo sé.

 Conocer nuestro destino

La aventura de emigrar

Si bien es cierto que tendremos todo más claro una vez lleguemos a nuestro destino, es importante conocer de primera mano la información básica que facilite nuestra llegada y adaptación.

Fundamental tener un acercamiento con la cultura,  costumbres, idioma,  datos económicos (salario, impuestos). Además revisar  en cuanto a:

  • Legalidad: llegar a un país con inconsistencias en nuestra legalidad minimiza las opciones de educación, salud y empleo, aspectos fundamentales para lograr estabilidad.
  • Educación: requisitos, inicio de año escolar, periodos vacacionales, costos de colegios privados, posibilidad de optar a educación pública, horarios.
  • Salud: entender cómo funciona el sistema de salud es fundamental.  Si es posible ver las diferentes opciones y el costo, ayudará mucho a manejar un presupuesto mensual y el manejo del capital con el que se cuenta al emigrar.
  • Clima: importante conocer el clima y sus requerimientos, no solo por el equipaje a llevar sino porque seguramente debemos considerar el disponer de algún ahorro en caso de que debamos hacer una adaptación de nuestro guardarropa.
  • Inserción al mercado laboral: importante entender nuestras opciones y como se vinculan nuestros horarios con el colegio de nuestros chicos, pues difícilmente se acoplarán y probablemente debamos recurrir a contratación de cuidado post jornada escolar lo que representa otro gasto a considerar.

Qué hacer con los niños

Si bien  la decisión de emigrar recae en los adultos, los niños son parte importante del proceso, y como tal, es importante involucrarlos en cada paso:

  • Contarles acerca de cómo se escogió el país destino.
  • Motivarlos con las novedades del nuevo país: cultura, nuevos amigos, nuevos colegios, otro idioma.
  • Involucrarlos en la despedida de las cosas materiales del hogar: organizar cosas para regalar o donar.
  • Hacer juntos su maleta tomando en cuenta sus juguetes u objetos más preciados, quizá no puedan llevarse todo, pero escoger lo más valioso es importante.
  • Revisar juntos fotos del país destino y las cosas que ofrece a nivel de cultura y diversión, siempre motivando desde lo posible.
  • Promover la despedida con la familia siempre dentro de un ambiente de esperanza.
la aventura de emigrar

 Prepararnos para partir

Sin duda, el transcurrir de los días, luego de tomar la decisión de emigrar y conocer los aspectos básicos de nuestro país  destino, se tornará emotivo. Debemos prepararnos para decir adiós.

Tratemos en lo posible de dar este adiós dentro de un ambiente de esperanza, aunque no exista la posibilidad de un pronto encuentro.

La  posibilidad de una nueva vida a la vuelta de la esquina  es siempre motivo de esperanza.

Enfoquemos nuestra energía en eso. En la esperanza de una nueva vida y la alegría de la aventura de emigrar.

Te interesa el tema migratorio? Te invitamos a leer http://coachingparamamas.com/manejo-de-la-culpa-en-procesos-migratorios/

Autor entrada: Adriana Alfonzo Herrera

Mujer. Madre. Socióloga. Locutora.
Aprendiendo a ser mamá día a día y de la mano de una experta: Camila, mi hija de 5 años. Completamente convencida de que la maternidad, no nos limita como mujeres, nos potencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *