La primera vez en el cine

Como bien reza la sabia frase aquella siempre hay una primera vez para el cine, les cuento un poco.

En el mes de noviembre recibimos una agradable sorpresa cuando nos invitaron al estreno de una película llamada “El Libro de la Vida” (de la película les hablo en el siguiente post). ¿Confieso que tenía el gusanito de la duda de ¿cómo se comportaría mi pequeño quien aún no cumple los tres (3) años en el cine?. ¿Le gustaría?.¿Le molestaría el ruido?. ¿Como reaccionaria ante aquella pantalla grande?. ¿Que haría cuando aparecieran otros personajes y no su Mickey admirado?

Si no lo intentábamos no sabríamos que pasaría.

Pues nada agarré todas mis dudas y me fui con mis hijas mayores. Ellas serían parte de mi muro de contención si llegaba a ocurrir el desastre en el cine.

Me abastecí de cosas que le gustaran como tequeños, cotufas y agua y me metí en la sala ya oscura porque se nos había hecho tarde para la cita. Ubicamos unos asientos donde pudiéramos estar todos en fila y nos acomodamos como mejor pensábamos que lo íbamos a pasar.

El pequeño no encontró acomodo en su silla porque esta se le abría y cerraba constantemente por lo que vino a parar a mis piernas.  Al hacerlo protesto un poco y no falto el respectivo rezongué del sr de la fila de atrás que me imagino pensó se le arruinaría la función.

Para mi sorpresa, como si fuera un cinéfilo experimentado agarro su tequeño con una mano y con la otra el agua y se instaló a ver la película; como si ir al cine fuera un acto cotidiano de esta familia.

No preguntó nada, no hizo ruido, alterno sus chucherías entre tequeños y cotufas y ya casi al finalizar la película se durmió. Sinceramente yo no me lo podía creer, si bien es cierto que él es de los niños que se entretienen viendo películas y series animadas en casa, nunca me imaginé una reacción tan favorable a la sala de un cine.

Si quieres disfrutar de esta experiencia yo te invito a que lo hagas, es muy divertido, muchos te dirán que esperes, que el ruido los va a molestar, que la oscuridad los va asustar, y un sinfín de etc., solo tú sabes si es el momento si están listos para hacerlo, al final lo más que puede pasar es que tengas que abandonar la sala y no veas la película.

Disfruta cada momento

¡Definitivamente nuestros hijos no dejan nunca de sorprendernos!! Para mí una nueva experiencia sencillamente deliciosa. Disfruté de estar con todos mis hijos en el cine. Disfruté ver las caras de mis niñas grandes y sus lentes 3. Disfrute enormemente de ver como el pequeño se adaptaba tan rápidamente a aquel espacio completamente desconocido para el, cómo todo un niño grande.

¡Además, no fue necesario recordarle al sr de la fila de atrás que era una función infantil a las 11:00am. Viví al máximo toda la experiencia y como siempre desde hace ya quince años disfrute de una nueva película infantil!

 

Este artículo fue publicado ya hace algunos años y desde entonces no hemos dejado de ver películas en el cine. Ahora esperamos por el estreno de Mi villano Favorito 3. ¡Cine allá vamos!!!

Autor entrada: Yoly Soledad Perez Albuysech

Mujer, madre, psicólogo de profesión y publicista de vocación.
Fiel creyente de la importancia del buen trato a los niños en la sociedad y luchadora por el empoderamiento de la mujer en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *