Limpieza y salud

Hay cosas que como madres siempre nos preocupan y nos ocupan. Entre las cosas más representativas están todas las que se relacionan con la salud y bienestar de nuestro núcleo familiar.

Una de las enfermedades más comunes entre niños y adultos son las alergias. Parecen simples padecimientos sin embargo en algunos casos pueden convertirse en patologías crónicas y muy molestas para quienes las padecen.

Las alergias son muy molestas

Una alergia es una hipersensibilidad a una partícula o sustancia que para la gran mayoría de personas es inofensiva. Por ello algo que puede no afectar a uno de los miembros de la familia a otro puede causar mucho malestar y su cuerpo lo detecta como una amenaza y produce defensas para protegerse.

Los síntomas más habituales y con los que estamos más familiarizados son: Cutáneos (eczema, urticaria), pulmonares (asma, neumopatía), oculares (conjuntivitis, queratitis), otorrinolaringológicos (rinitis, sinusitis), digestivos (vómitos, diarreas) y hematológicos (anemia, trombopenia), generalmente as alergias son prontamente diagnosticadas por los especialistas y tratadas clínicamente con antihistamínicos o corticoides. Sabemos además que, aunque en los meses primaverales es cuando más aumentan los procesos alérgicos, en realidad existen durante todo el año. Lo importante es siempre acudir a un especialista, evitar la automedicación, cumplir con los tiempos de tratamiento indicados y evitar la exposición a los alérgenos desencadenantes de las crisis alérgicas.

Existe por su parte una serie de recomendaciones importantes que pueden ayudar a prevenir que las alergias se presenten y contribuyen a disminuir la regularidad de sus síntomas.

Mejore el ambiente en el que se desenvuelve.

  • Agregue una funda de colchón para evitar la presencia de ácaros.
  • En temporadas de polinización, mantenga cerradas las ventanas y use un filtro de aire.
  • Descarte alergia a las mascotas y a sus pelos. En caso de ser alérgico a las mascotas y poseer alguna manténgala en un área al cual no necesite ingresar con regularidad.
  • En los espacios/habitaciones infantiles, evite las alfombras, los peluches y cualquier otro objeto que pueda acumular de laguna manera polvo.
  • Mantenga el aire húmedo. Use un humidificador o vaporizador (y manténgalo limpio).
  • Ducharse largo rato o colocarse compresas calientes en la nariz y la boca, y respirar el vapor de una olla son algunos remedios caseros que pueden aliviar los síntomas más molestos.
  • Mantenga siempre su casa limpia y ordenada. El desorden puede producir acumulaciones de polvo indeseadas para las personas alérgicas
  • Utilice protección cuando la necesite. Si sabe que va a estar expuesto a un alérgeno, tome precauciones.

La lucha contra la rinitis alérgica comienza limpiando muy bien la casa. Por ejemplo:

La limpieza es tu mejor herramienta para prevenir las alergias
  1. Limpiar muy bien las alfombras porque estas acumulan infinidad de ácaros y suciedad del exterior. Aspirarla bien al menos una vez por semana y utilizar productos anti-ácaros al menos una vez al mes.
  2. Limpiar el polvo de los muebles es algo que olvidamos a diario, muchas veces no nos damos cuenta de la cantidad de polvo que pueden acumular. Para demostrártelo sólo da un golpe contundente sobre uno de los apoya brazos y veras como se levanta una nube de polvo en tu salón.
  3. Pasa la aspiradora en el suelo a diario. En mejor utilizar aspiradora que un cepillo, con el cepillo/escoba levantas el polvo que se deposita en el suelo y este vuelve a caer sobre los muebles. Puedes apoyarte en los mejores robots aspiradores y así optimizar tu tiempo.
  4. Las cortinas, cenefas y los estores acumulan gran cantidad de polvo y por su complicación para limpiar los dejamos mucho tiempo expuestos. Para mantenerlos limpios utiliza una aspiradora escoba, no los golpees porque dispersaras el polvo hacia otras.
  5. No olvides limpiar zonas como la cocina o el baño. Pensamos que por ser zonas húmedas y por su utilización diaria se mantienen limpias, y esto no es así, también son lugares donde viven alérgenos. Por ello no olvides aspirar diariamente estas áreas al igual que lo haces con el resto de tu casa
  6. En las habitaciones no basta con hacer el cambio frecuente de sábanas y cobertores, da la vuelta al colchón para que se ventile, y limpia el polvo de debajo de la cama. Remueve las fundas de los cojines si es posible y lávalas y recuerda aspirar los peluches o almohadones decorativos.
  7. Ventila cada estancia de la casa cada día, aunque sean 10 minutos a diario.

Recuerda siempre que el orden y la limpieza seran tus mejores aliados para cuidar de tu familia.

Autor entrada: Yoly Soledad Perez Albuysech

Mujer, madre, psicólogo de profesión y publicista de vocación. Fiel creyente de la importancia del buen trato a los niños en la sociedad y luchadora por el empoderamiento de la mujer en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.