¿Sabes qué pasa cada vez que le dices “te amo” a un niño?

Decirles a nuestros hijos cuanto los amamos, es darles dosis extra de vacunas contra las adversidades de la vida. Y aunque esto suene muy maternal y cursi tiene su base psicológica.

Los niños, no son conscientes de lo que es la autoestima sino hasta aproximadamente los 5 o 6 años de vida.

La autoestima es el concepto que tiene cada persona sobre sí mismo. Lo ideal es, que esta autovaloración sea positiva (autoestima alta), cuando esta percepción de nuestras potencialidades no son las adecuadas es cuando se dice que tenemos problemas de autoestima (autoestima baja).

El desarrollo de la autoestima comienza en el núcleo familiar y por ello es tan importante contar con las herramientas necesarias que nos permitan comunicarnos con los más pequeños.

Todo comienza en casa

La familia es el eje central para la formación de la autoestima de los niños. Por ello es importante tomar en serio todo lo que hacemos y decimos a los más pequeños. Debemos estar alerta de sus necesidades, quejas y dudas sobre si mismos.

Los padres o personas significativas para los niños (cuidadores, abuelos, hermanos) deben intervenir activamente en la construcción de la autoestima de los más pequeños. Para ello deben elogiar sus acciones positivas, su comportamiento y sus logros.

Algunas recomendaciones:

  • Es necesario decirles cuan orgullosos se está de ellos y de cómo van creciendo y asumiendo nuevos retos.
  • No debemos olvidar su aspecto físico. Es hora de dejar de pensar que si les decimos cuan guapos o guapas son los estamos haciendo narcisistas. Por el contrario, les estamos ayudando a tener una mejor visión de sí mismos y a aceptarse y amarse tal cual son. Esto fortalece su autoestima y evita que sean víctimas de otros niños o adultos que pretendan ridiculizarlos por alguna condición en particular.
  • Reemplazar el “tú no puedes” por el inténtalo de nuevo. El “eso no se hace así” por el estoy segur@ que si te esfuerzas la próxima vez te saldrá aún mejor. El “no sirves para nada” por un “que valioso eres y cuanto reconozco lo que te esfuerzas”. Son sólo algunas de las cosas que como padres podemos hacer para ayudar en este proceso que será fundamental para la formación de la personalidad.
  • Repetir cuanto los amamos y lo importantes que son para nosotros es de vital importancia en los primeros años de vida cuando todo su mundo gira solo en torno a la familia más cercana.
  • No agredirles físicamente ni con palabras duras. Recordemos que somos su referencia y si es bien visto que sus seres queridos lo hagan entonces será fácil aceptar que el resto de los adultos con los que se encuentre a lo largo de su vida lo hagan.
    La agresión nunca es opcion.
  • Evitar las comparaciones. Compararlos si han sido mejores o peores que sus hermanos, que sus primos o que algunos otros niños del entorno daña enormemente su percepción de cuan capaces son de hacer algo y de ser aceptados por otros, porque no creen estar a la altura de sus pares. Recuerda siempre que tus hijos son unicos e irrepetibles.

  • Así mismo evitar las etiquetas #bruto #torpe #gordo #flaco los ayudará a crecer más sanos

Si se fijan las herramientas las tenemos a la mano solo necesitamos un poco de empatía, mejorar nuestra comunicación y disponibilidad.

 Sin autoestima, nuestros temores a no encajar socialmente nos encierran en la zona de confort (casa, habitación), nos castigan (permitiendo las agresiones y el bullying) y nos impiden luchar por lo que realmente queremos.

Autor entrada: Yoly Soledad Perez Albuysech

Mujer, madre, psicólogo de profesión y publicista de vocación.
Fiel creyente de la importancia del buen trato a los niños en la sociedad y luchadora por el empoderamiento de la mujer en su vida.

1 thought on “¿Sabes qué pasa cada vez que le dices “te amo” a un niño?

    Gema

    (21 Noviembre, 2017 -9:50 pm)

    Me ha encantado el post con todas tus recomendaciones, tanto que lo he compartido con el WhatsApp del cole.
    Muchas gracias por tus consejos, no hay nada más importante que el sano crecimiento de nuestros hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *