Se Busca Preescolar

Son muchas las madres que deben reincorporarse a sus trabajos una vez finalizado el permiso post-natal, también existimos otro grupo de madres  que, aunque nuestro trabajo sea independiente, sentimos que hay un momento en el que es necesario que los pequeños de la casa asistan  a una guardería o preescolar.

Filosóficamente hablando es muy lindo pensar que debemos pasar la mayor cantidad de tiempo con nuestros hijos mientras son pequeños, sin embargo la realidad es otra. No todas nacimos preparadas para jugar a la casita y bien sea por gusto o por necesidad debemos trabajar. Lo primero es aceptar esta nueva etapa que va a comenzar sin sentir culpa, muchos te dirán: -pero es que es muy pequeño todavía- ,  otros  preguntarán  -por qué lo vas a meter en una guardería si tú lo puedes cuidar-.  Recibirás infinidad de comentarios, pero lo importante es que tú estés segura de lo que vas a hacer y de que lo haces por el bienestar del  más pequeñito de la casa.

Ahora sí, amárrate los zapatos de goma y comienza la búsqueda!  Aunque podrías pensar que  se trata de una tarea fácil, olvídalo, va a ser más complicado de lo que te imaginas, porque lo fundamental es encontrar un lugar seguro, armonioso y amoroso para dejar a tu bebé al cuidado de otras personas.

Lo primero que debes pensar es en la ubicación del maternal o preescolar. Lo ideal es que sea cerca de tu trabajo o de tu casa, de no tener opciones cercanas entonces piensa en un lugar donde alguna abuela u  otro familiar viva cerca,  con la finalidad de que sea fácil  buscarlo en el caso de que se te  presente alguna emergencia.

Ya seleccionamos la zona, ahora buscamos la Institución. Lo que podemos recomendarte es preguntar a amigos y conocidos qué guarderías o maternales conocen por la zona y las referencias que han escuchado.

Bien, ya tenemos zona y recomendaciones, ahora es momento de hacer una inspección personalizada. Acude a los maternales y pide que te permitan ver las instalaciones. En la mayoría de los casos ellos mismos te invitan a hacer un recorrido,  en caso contrario solicítalo tú y si no es posible, trata de averiguar las razones y sé suspicaz, quizás hay algo irregular que no quieren que veas, por lo tanto, descártalos de una vez.

En tu visita revisa la limpieza del lugar, cantidad de niños por aula, cuántas maestras y cuidadoras tienen por salón, revisa las señalizaciones de salidas de emergencia, así como que todo esté en orden, chequea  que los espacios sean ventilados, que no existan objetos peligrosos en las áreas donde se encuentren los niños. Igualmente fíjate si existe un área de juegos donde los niños puedan correr y hacer ejercicios, lo cual es muy importante para su desarrollo psicomotriz.

Pide información acerca del seguro escolar (es obligatorio), así como si disponen de enfermería o de un médico, también es importante que tengan entre su plantilla de empleados algún psicólogo  o  psicopedagogo,  profesionales muy importantes para monitorear la evolución de todos los niños del centro y detectar aquellos casos en los que se requiera algún tipo de apoyo o trabajo adicional.

Pregunta y asesórate cómo es el funcionamiento del centro, su filosofía. Es muy importante preguntar si respetan el ritmo de cada niño y si trabajarán en conjunto con el hogar el tema de dejar los pañales (control de esfínteres) y otros hábitos.

Si te sientes satisfecha con la información que recibiste, además está céntrico para ti y lo consideras económicamente accesible, estás lista para comenzar una nueva etapa. Toma en cuenta que tu experiencia puede ser diferente a la de los demás y eso va directamente relacionado con tus expectativas.

Es importante que estés alerta de las señales que te puede dar tu bebé, él será el mejor termómetro para medir si se siente bien atendido y cuidado donde está.

Del primer día…  esa es otra historia,   te la cuento en otro artículo.

Autor entrada: Yoly Soledad Perez Albuysech

Mujer, madre, psicólogo de profesión y publicista de vocación. Fiel creyente de la importancia del buen trato a los niños en la sociedad y luchadora por el empoderamiento de la mujer en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *