Ser emprendedor no tiene límites de edad

 

Emprender empieza con un sueño y soñar no tiene límites de edad. Todos podemos soñar y todos podemos tener la oportunidad de hacer realidad esos sueños. Suena mágico y hasta parece un tanto increíble, pero es posible, te lo aseguro.

¿Recuerdas aquel día en el que tuviste esa idea? Al principio te pareció brillante y hasta sustentable, y de repente tú mismo te saboteaste y al minuto ya estabas rechazándola porque las preguntas negativas empezaron a atacar tu capacidad de soñar:

“¿Y si fracaso? Yo no estoy para esos riesgos, tengo una familia que mantener”.

“¿Y si es una tontería esta idea y a nadie le gusta? Mejor no me pongo a inventar y me quedo haciendo lo de siempre”.

“¿Y si me arruino? Después quedo en la quiebra por andar de aventurero”.

“¿Y si fracaso? Yo como que estoy muy viejo para la gracia, emprender es sólo para gente joven”.

… Y así sucesivamente vas aniquilando tus posibilidades de ser exitosamente feliz.

El emprendedor no tiene edad

En esta oportunidad me quiero quedar con ese último planteamiento: estoy muy viejo para emprender; porque quiero que entiendas que en la vida nunca es tarde para hacer lo que amas. Eso debes tenerlo presente cada día, debes practicarlo cada día, debes creerlo cada día. Sólo así podrás vivir al máximo y sin arrepentimientos.

Tus ideas son valiosas, no las deseches antes de siquiera darle la oportunidad. El poder creativo reside en ti y en nada tiene que ver con el numerito que marca la edad. Así que presta atención a esto que te voy a decir y tómalo como un credo, para que nunca pierdas la confianza en ti y tus capacidades:

La edad no es el factor que determina si puedes o no convertirte en un verdadero emprendedor. Lo que realmente vale es la actitud con la que decidas alcanzar tus sueños. Para ello debes estar consciente que será imprescindible aplicar la perseverancia ante el fracaso.

El fracaso: un monstruo creado por pesimistas

Un aniquilador de sueños es el miedo al fracaso. Quieres quedarte aferrado a esa falsa creencia de seguridad y estabilidad que te da trabajar para alguien más en una empresa que no te pertenece, negándote así la increíble oportunidad de embarcarte en un emprendimiento emocionante y ser tu propio jefe.

Pregúntate esto y con absoluta sinceridad contesta: ¿dónde está la seguridad cuando eres empleado de alguien más? Cuando en cualquier momento puedes perder ese trabajo, cuando alguien más puede hacer lo que tú haces y no te necesiten, cuando es momento de jubilarte y lo que te dan son las “gracias” y un fondo que se irá gastando poco a poco al no tener más entrada de dinero. Dónde está realmente la seguridad y dónde está la aventura y la demostración a ti mismo de que podías hacer y ser más de lo que fuiste e hiciste. ¿Dónde?

Bien, entonces, a cuál fracaso temes: Al de tu vida o al de convertir esa idea propia en un próspero negocio… Es lo que pensé que dirías.

Los sueños son más importantes que la edad

Ninguna característica que define a los emprendedores está asociada a su edad y eso es porque cualquiera tiene la habilidad de comenzar su propio negocio, de materializar su idea, de cumplir sus sueños, y convertirse en el mejor y más feliz emprendedor.

Si tienes esa vibrante emoción por comenzar, entonces abandona el miedo y las dudas, deja a un lado las limitantes, olvida cuántos años cumpliste recientemente; y date un voto de confianza, regálate la oportunidad de aventurarte, de aprender de tus errores, de vivir cada día intensamente… de ser feliz haciendo algo que amas. Tú puedes hacerlo hoy.

 

Autor entrada: Eloisa Valles

Presidenta de Así se Emprende. Emprendedora. Facilitadora. Conferencista. Comunicadora Social y Locutora (UCV). Directora de EmpreMedia C.A. Gerente de Comunicarte Producciones C.A. Para conocer más de Así se Emprende: www.asiseemprende.com | asiseemprende@gmail.com Síguenos en Facebook, Twitter, Instagram como @asiseemprende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.