Sexualidad después de los hijos

Entre los seres humanos, una de las relaciones más comunes ocurre a través de su sexualidad.

La sexualidad  se expresa en nosotros desde que nacemos hasta que morimos, asumiendo cambios a lo largo de nuestra vida.

Pero, qué pasa con nuestra sexualidad después de los hijos?. Con frecuencia, el ejercicio sexual sufre un alto al momento de la maternidad, durante el embarazo, con la llegada del bebé y niños pequeños. Lo que está mucho más ligado a los mitos y creencias que se han señalado a lo largo del tiempo al respecto.

Por supuesto, al pasar del tiempo, esto puede convertirse en un factor de distancia, desapego y hasta discusiones en la pareja que desea y necesita el contacto íntimo, pero que tiene miedos. No solamente esos temores lo tienen las mujeres, los hombres también.

Es importante reconocer que se es madre, padre y pareja. Vale la pena alimentar cada uno de esos roles y recibir la asesoría necesaria para disfrutar de cada uno de ellos, de la mejor forma.

Sexualidad después de los hijos: Durante el Embarazo

De acuerdo al tiempo que lleva el embarazo es necesario tomar algunas precauciones, especialmente en el primer y último trimestre del embarazo. Las posturas sexuales pueden ser algunas más favorables que otras.  Usar otras formas requiere de la imaginación. Es importante asesorarse con el ginecólogo y sexólogo, al respecto.

 

 

Sexualidad después de los hijos: Al nacer el/la bebé

Al llegar el/la bebé, ocurrirán cambios inevitables: mayor cansancio, tiempos de sueño y descanso más escasos,  malestares post parto. Y, aunque pudiera disminuir el deseo sexual, no indica que no aparezca y esté presente. Por ello ese espacio privado deberá ser aprovechado usando el ingenio. ¿Deberás cambiar la hora de la intimidad? Es posible, pero no la obvies ni la ocultes, es parte de tu ser pleno.

Sexualidad después de los hijos: Con niños/as Pequeños/as:

Los adultos refieren un antes y después en su vida sexual con el nacimiento de sus hijos. Esto es cierto. Requiere ahora mayor privacidad, apoyarse en el núcleo familiar extendido para hacer espacios propios en la pareja.

Importante crear hábitos en los pequeños, poner orden a la rutina y mayor control sobre los espacios de la pareja. La curiosidad de los más pequeños puede ser divertida, pero el querer dormir entre mamá y papá, puede ser un elemento perturbador.

Hábitos, creatividad y flexibilidad, serán aliados en el disfrute sexual de la pareja en el crecimiento de los niños y niñas.

Recuerden que la comunicación y la afectividad en la pareja son claves para disfrutar de una sexualidad sana y placentera.

Autor entrada: Irene Indriago Castillo

Presidenta de PROSALUD ACSFL Conductora del Programa Radial Online “Espacios de Sexualidad” Coach Organizacional Internacional Psicóloga Clínica y Cognitiva (UCV- UCAB) Más de 20 años en la promoción de la Salud Sexual y Reproductiva Conferencista, Facilitadora y Creadora de Programas de Educación Sexual Para conocer más de Espacios de Sexualidad: Escúchanos por www.prosalud.org.ve o directo en: http://bit.ly/IllxsA Síguenos en Facebook: Espacios de Sexualidad y en Twitter; @essexualidad y @ireindriagoc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.