Viajar con niños

Viajar con niños no tiene por qué ser un dolor de cabeza.  Solo implica un poco más de planificación y de dedicación.

Cuando de viajar con niños se trata, lo primero que hay que hacer es tomar en cuenta sus necesidades básicas según su edad (alimentación,  comodidad y diversión) .

Como todo viaje comienza con un destino, una vez que como familia lo definan procura buscar dentro de las atracciones del país al que vas ir aquellos lugares que puedan ser interesantes y divertidos para los más pequeños de la casa. Luego  crea una guía de recorrido en la que además de visitar museos  tengas plazas, parques y lugares  divertidos. La idea es que todos disfruten el paseo y ni los adultos, ni los más pequeños sacrifiquen diversión. Revisa antes de viajar las costumbres de los lugareños, los platos típicos y alguna otra cosa que consideres de interés esto te permitirá conocer previamente si  tienes que ajustar la búsqueda a algún restaurant especial o si tendrás la facilidad de poder comer en familia en cualquier lugar.  Por lo general encontraras menús especiales para niños y aunque muchos países tienen cultura para el turismo y tienen actividades o artículos para que los niños se entretengan mientras esperas no olvides llevar  siempre algo en tu cartera.

El hotel que selecciones también puede ayudarte mucho, si el niño es pequeño pregunta antes de viajar si te pueden suministrar una cuna, por lo general los hoteles brindan este servicio con cunitas viajeras o corrales y te será de mucha utilidad y todos descansaran mejor (este servicio por lo general no implica ningún costo adicional). Si en niño es más grandecito puedes pedir una cama adicional en la habitación si son muchos niños o muchas las personas que viajan puedes solicitar habitaciones conectadas y tendrán más espacio y comodidad.

Una vez que revisaste la diversión,  comida y el descanso. Pensemos en el clima, siempre es importante que sepas cual es la estación del año que vas a encontrar cuando viajes así sabes qué tipo de ropa llevar y no sobrecargas tu equipaje. Ahora   es momento de pensar en que necesitas llevar y de que puedes prescindir. Recuerda que es un viaje, que debe ser placentero para todos no se trata de una mudanza. Encontraras muchas opciones que podrán facilitarte el  viaje. Por ejemplo toma en cuenta que en todos los países es necesario en uso de una silla de bebe si piensas alquilar un carro para desplazarte más cómodamente, pregunta en la misma agencia y tendrás diferentes opciones de sillas en alquiler. Si piensas usar transporte público toma en  cuenta algunas cosas, por ejemplo, el clima, así sabes si debes llevar algún tipo de abrigo en mano o no, igualmente sea cual sea el  clima no olvides usar protector solar. Si tu plan es  caminar mucho entonces toma en cuenta  llevar un coche pequeño tipo paraguas para que cuando los más pequeños se cansen puedan sentarse un rato. Igualmente te recomendamos tomarte tu tiempo hacer las paradas que sean necesarias,  estás de vacaciones no corriendo una maratón.

Por otra parte hay algunas cosas que no debes olvidar, entre ellas, las medicinas de la familia, piensa siempre en cuatro cosas; primero, tratamientos crónicos, segundo, que necesitas para casos de fiebre, tercero: vómitos, y por último y más importante casos de diarreas y malestar estomacal, si llevas tratamiento  para toda la familia tomando en cuenta esas eventualidades estarás cubierta y más tranquila. Igualmente es recomendable viajar con alguna póliza de seguro no son costosas y te cubre muchas emergencias que puedas tener en un país extraño. Algunos países te la  otorgan cuando ingresas averigua antes de viajar y así no incurrirás en un gasto adicional innecesario.

Otra cosa que no debes olvidar en casa son los documentos personales, revisa llevar siempre, pasaportes, partidas de nacimiento, licencia de conducir y claro esta las tarjetas de crédito. Así como anotado en un papelito teléfonos de familiares y amigos de tu país de origen a quienes llamar en caso de alguna emergencia y la dirección de tu embajada o consulado en el país de destino.

Si viajas con bebes que toman fórmulas lácteas o algún tipo  de alimentación especial no olvides llevar suficiente cantidad o averiguar si existe ese  mismo producto en tu destino y bajo qué nombre lo puedes conseguir y si es de venta libre o requiere de algún tipo de prescripción así tomaras la decisión más correcta si te llevas todo lo necesario o si solo llevas lo necesario mientras  lo compras al legar. Por otra parte, siempre encontraras pasillos enteros con preparados especiales para niños según cada edad, revisa bien las etiquetas y selecciona los que consideres no causaran ninguna reacción a los pequeños. Igual te recomendamos  probar primero con uno y si te funciona luego podrás comprar mayor cantidad y llevar siempre en tu bolso.

Autor entrada: Yoly Soledad Perez Albuysech

Mujer, madre, psicólogo de profesión y publicista de vocación. Fiel creyente de la importancia del buen trato a los niños en la sociedad y luchadora por el empoderamiento de la mujer en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *